Lupe Music's Fan Box

Lupe Music on Facebook

jueves, 4 de septiembre de 2008

Albert Espinosa......



Bon día....


El meu comentari de hui al bloc vaig a dedicar-lo a un tio que es UNA PASSADA.


Li diuen Albert Espinosa i és una persona la vida de la qual hi ha que conéixer i a més, jo m'atreviria a posar-lo d'exemple a seguir.


Si voleu saber d'ell podeu entrar a la seua pàgina web http://www.albertespinosa.com/. Però molt millor si llegui el seu llibre "El mundo amarillo".


Jo vaig sentir una entrevista que li feien a la ràdio i el més ràpid que vaig poder em vaig comprar el seu llibre i me'l vaig llegir. És una passada vore el seu punt de vista sobre la vida i com troba el punt positiu a totes les coses que li han pasat en la vida.


Bé ara vos pose unes explicacions sobre el llibre que he trobat en internet, per a que pugueu conéixer millor de que va:


El mundo amarillo: Si crees en los sueños, ellos se crearán.


Sinopsis:
La vida de Albert Espinosa cambió cuando tenía 13 años de edad: le diagnosticaron un cáncer; con 14 años le amputaron la pierna izquierda, a los 16 le quitaron el pulmón izquierdo y a los 18 le extrajeron parte del hígado. Su enfermedad le enseñó que morir no es triste, que lo triste es no vivir.«Siempre me pareció interesante escribir un libro sobre lo que me enseñó el cáncer y cómo eso se puede aplicar a la vida diaria. Me pareció que ahí había un buen libro. Y eso es lo que os intentaré contar en "El mundo amarillo". Este no es un libro de autoayuda, no creo mucho en la autoayuda. Es tan solo un libro donde recojo experiencias que me han servido.»



Un mundo al alcance de todos con el color del sol: "El mundo amarillo". Albert Espinosa guionista de Planta 4ª.



El actor, guionista, director de cine y escritor ha recogido en su primera novela sus descubrimientos durante los diez años en que ha luchado contra el cáncer, cuando ha aprendido que hay que traspasar "ciertas" barreras para superar los tópicos de la amistad.

Espinosa (Barcelona, 1973) llegó a esta conclusión tras descubrir durante sus diez años de enfermedad que hay un estado intermedio entre la amistad y el amor, que existen personas "a las que se puede abrazar durante horas" sin que inspiren deseo, personas "especiales".


Tal y como reconoce, el cáncer le ha aportado muchas experiencias y nuevos valores sobre las relaciones interpersonales que ha recogido en su primer libro "El mundo amarillo".


Su enfermedad, entre los 14 y los 24 años, coincidió con los años más importantes de una persona: cuando crece, madura y adquiere las primeras bases sobre las que construirse.


A los catorce años le detectaron un cáncer que le obligó a sustituir los pupitres y los compañeros de escuela por el hospital y el personal médico y que le hizo perder una pierna, un pulmón y medio hígado.


El escritor ha explicado que, entre camillas y tratamientos, descubrió lo que él denomina como "un mundo amarillo", en el que la amistad y el amor entran en un nuevo estadio, y asegura que ha realizado hasta veintitrés descubrimientos que "son lecciones que también sirven para vivir cuando estás sano".


"Creo que es muy importante que cada cosa tenga su nombre y estando enfermo descubrí a gente y a cosas que no lo tenían", ha asegurado Espinosa.


Su nuevo mundo fue bautizado con el nombre de "amarillo" porque "es el color del sol", y el escritor ha definido a los amarillos como "aquellas personas que son especiales en la vida de alguien, que se encuentran entre el amor y la amistad y que no es necesario verlos a menudo o mantener contacto con ellos; el cariño, la caricia y el abrazo son la forma de relacionarse".


Entre sus descubrimientos, que forman parte del mundo "amarillo", se encuentran trucos para saber si se quiere a alguien o para no enfadarse nunca y conceptos como "no existe la palabra dolor" o "cuando estás viviendo deberías tener un historial vital".


Espinosa explica en uno de los capítulos cómo del drama de perder una pierna -a la que le hizo una fiesta para despedirse- pudo llegar a la conclusión de que "las pérdidas son positivas".


"Estamos en un mundo en el que parece que no se puede estar triste, pero es necesario pasar un duelo con cada pérdida y debemos aprender a perder".


Espinosa ha afirmado: "el cáncer nunca formará parte de mi pasado" y es consciente de que puede volver a ponerse enfermo, pero desde que fue dado de alta ha aprovechado muchísimo su "día a día".


Fue de los pocos jóvenes que siguió los estudios estando ingresado, se licenció en química y ha seguido el consejo de uno de sus compañeros de hospital, ya fallecido: cambiar de trabajo cada seis meses.


De esta forma ha dirigido cuatro películas ("Planta 4", "Va a ser que nadie es perfecto", "Tu vida en 65' minutos" y "No me pidas que te bese porque te besaré"), ha escrito guiones para Televisión Española y Televisión de Cataluña y colabora con diversos medios de comunicación.


1 comentario:

Ximorro dijo...

Pongo aquí el comentario que por equivocación puse al otro Alberto (Lupe no tengo permisos para borrarlo de allí, si quieres lo quitas tú).

El caso es que como allí Lupe decía que era un autor "con cojones" (ella no lo escribió pero yo sí) pues lo primero que pensé fue en Albert Espinosa, este sí que le ha echado bemoles a la vida. Un chico para admirar, de verdad. Os lo recomiendo.

----

Respecto a Albert quiero añadir a quien te lea (y lea mi comentario, claro) que Lupe me lo presentó a través de su libro "El mundo amarillo" y se lo agradezco, porque he descubierto a un tio que admiro de una manera tremenda, es realmente especial. Os lo recomiendo. No comparto todos los "descubrimientos" que presenta en su libro, y tampoco al pie de la letra el mundo amarillo, que es una filosofía diferente de ver las relaciones íntimas, pero eso no tiene importancia, al contrario, me gustaría ser su amigo para hablar con él de esas cosas. Este chico es genial, de verdad.

Lupe, en vacas te mandé un mail sobre esto cuando acabé el libro. Por no abusar de tu blog si te parece puedes coger tú cosas que te diga que te gusten y quieras compartir con los demás.